DAMM Y COBEGA COMPLICES DE REPRESIÓN EN CACAOLAT

¿ Que es la represión? Es la acción y efecto de reprimir, e implica la pretensión de impedir un comportamiento, o de castigarlo una vez producido y sus conceptos opuestos son los de libertad y tolerancia. A Alex se le a castigado, despues de 19 años de trabajo en Cacaolat de una de las maneras mas dolorosas que pueden ser para un trabajador, la perdida de su puesto de trabajo, como represalia por su comportamiento de representación y defensa, de los derechos y intereses de los trabajadores de Cacaolat. Al mismo tiempo la dirección de Cacaolat a despedido al trabajador Alex, para impedir un posible comportamiento debido a sus ideas y dejar bien claro al resto de trabajadores que cualquier acto en defensa de los derechos y libertades de los trabajadores de Cacaolat sera castigado con la misma dureza.

concentracion ante las oficinas de DAMM

Cacaolat actualmente consta con una participación del 50% de Damm y Cobega, respectivamente.

Los dos presidentes de estas compañías, Sol Daurella presidenta de Cobega y de Coca-Cola European Partners, y Demetrio Carceller presidente de Damm, son Copresidentes del Grupo Cacaolat y las dos compañías se reparten el consejo de administración. La autonomía como compañía de Cacaolat en relación a las dos compañías propietarias, en la practica es inexistente, ejemplos de varios, son el anterior director general de Damm, Enric Crous Millet actual consejero delegado de Cacaolat y Francesc Lluch, director general de Cacaolat y exresponsable de la división de aguas de Damm.

El Juzgado Mercantil número 6 de Barcelona adjudicó, en noviembre de 2011, la unidad productiva de Cacaolat a la alianza formada por Damm, Cobega y Victory Turnaround. El proyecto de esta alianza incluyó la puesta en marcha de una nueva planta en la antigua fábrica de Cervezas Damm en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), un plan industrial para la planta de Zaragoza, una fuerte capacidad financiera, la creación de un negocio independiente respecto a los tres socios, el plan social y la capacidad de internacionalización de la marca.

La empresa de batidos Cacaolat, cuenta con mas de 200 empleados en la planta de Santa Coloma de Gramenet. Esta empresa factura alrededor de 57 millones de euros al año, y desde el año 2014 no han parado de crecer sus beneficios e incrementar las ventas año tras año.

Casualmente el incremento de beneficios desde el año 2014, va inversamente proporcional a la precariedad de los trabajadores, donde venia de un 1,50 % de contratos eventuales en este año, situándose en el año 2016 con una precariedad del 3,94% y múltiples puestos de trabajo cubiertos con trabajadores de Empresa de Trabajo Temporal.

En el año 2012 la fábrica de Utebo (Zaragoza) quedó segregada y seguidamente fueron despedidos sus trabajadores, cerrándose esta planta el 27 de septiembre de 2013. La Audiencia Provincial de Zaragoza a reabierto recientemente el caso,“Los hechos pueden ser susceptibles de constituir un delito de estafa procesal agravada, un delito societario/administración desleal y un delito contra los derechos de los trabajadores”, sostiene el Tribunal. Entre los querellados figuran Sol Daurella, presidenta de Cobega y de Coca-Cola European Partners, y Demetrio Carceller Arce, presidente de Damm.

La delegación de Tarragona se cerró y repartieron la cartera de clientes en diferentes distribuidoras, llevándose por delante todos sus trabajadores. En Barcelona se llevó a cabo el despido de 26 trabajadores, evitando negociar un ERE con el comité de empresa al no llegar al 10% de la plantilla y, posteriormente, se despidieron 24 trabajadores más.

El trabajo sindical y la conflictividad fueron en aumento antes de el traslado de la fábrica de Barcelona a Santa Coloma de Gramenet, debido a la presión ejercida por los trabajadores, la reducción de personal se reconsideró, aplicándose medidas menos agresivas, como bajas voluntarias y prejubilaciones.

En el entramado de las relaciones laborales interno de la Empresa, ha pasado desde enfrentar a la plantilla a ningunear y menospreciar al Comité de Empresa no cumpliendo lo firmado en convenio, o realizando contratos y sacando a trabajadores de plantilla fuera del Convenio, mientras se estaba en plena negociación de la nueva estructura profesional de Grupos Profesionales para de facto imponer sus propuestas.

En julio de 2017 la Dirección y los Sindicatos, acaban firmando el ultimo Convenio Colectivo, enturbiado con unas Elecciones Sindicales de por medio del periodo de negociación, en noviembre 2016, donde el nuevo Comité y la Empresa cambian la Mesa Negociadora de Convenio, que estaba anteriormente constituida en noviembre 2015, y se implanta una doble escala salarial para dividir aun mas a la plantilla, lógicamente, CGT NO FIRMA.

Alex como representante de los trabajadores en el anterior mandato en Cacaolat fue, miembro del Comité de empresa, Delegado de Prevención, miembro de la Comisión de Formación, miembro de la Comisión Negociadora de Grupos Profesionales y miembro de la Mesa Negociadora del Convenio.

Es a partir de ahí donde la empresa emprende una caza hacia la CGT, sindicato al que pertenece Alex, que pasa a tener 4 delegados en el Comité de Empresa, ( el Comité se reduce debido a la perdida de puestos de trabajo de 13 a 9 miembros ) a tener 2 por falta de un solo voto para conseguir 3. Actualmente en el Comité hay representados CCOO, UGT, USOC y CGT.

En la planta de Santa Coloma donde actualmente se encuentra Cacaolat, se han producido tensiones entre plantilla y dirección con la aplicación de los calendarios laborales, la clasificación de los puestos de trabajo y deficiencias en la Prevención de Riesgos Laborales, por las cuales ha tenido que intervenir Inspección de Trabajo, en múltiples ocasiones, con requerimientos y sanciones. Además del endurecimiento del ritmo de trabajo a medida que la demanda de la marca se ha recuperado, lo cual a provocado protestas laborales.

La fijación de la Empresa ha sido, ir a por el compañero que ha “molestado” a la Dirección luchando por el conjunto de los trabajadores y que se ha quedado sin la protección de las garantías sindicales.

De esta forma tan ruin, la Dirección afila sus colmillos durante un año, para acabar despidiendo al compañero Alex, después de 19 años de trabajo en la Empresa con un despido arbitrario encubierto de disciplinario.

Han esperado 1 año y 3 meses para quitarlo de en medio, dado que Alex, es un Sindicalista reconocido, por sus compañeros de trabajo por su actividad sindical tanto dentro como fuera de Cacaolat, como Secretario de Organización del Sindicato de Actividades Diversas de Santa Coloma de Gramenet.

No dejaremos que esto quede así……

SI NOS TOCAN A UN@, NOS TOCAN A TOD@S

¡¡¡¡ ALEX READMISIÓN !!!!

#AlexReadmision #CacaolatAcosayDespide

#CacaolatReprimeix #CacaolatReprime